¿Cuándo cosechar?

Publicado el : 10/07/2011 20:44:17
Categorías : El Rincón de Growshop Woman Rss feed

¿Cuándo cosechar?

El momento de la cosecha es el más esperado por el cultivador y a la vez el más temido por el inexperto. ¿Como sabré que mi planta está a punto de ser cosechada?

Es una de las preguntas más frecuentes de los primerizos. Miedo a cortar antes de tiempo y que la planta no tenga la resina que hubiera podido llegar a alcanzar o a que los cogollos hubieran podido engordar más. Miedo a recolectar demasiado tarde y que el THC se haya degradado en CBN y las plantas hayan perdido psicoactividad. ¿Tantos meses velando por mis niñas y en un momento puedo echarlo todo a perder! Bueno, si bien es cierto que la experiencia es un grado, existen ciertos métodos "técnicos" para determinar el momento adecuado para cortar tus plantas. El primer síntoma de que tu maría está empezando a alcanzar el punto de madurez, es cuando los estambres de las flores, esos pelillos que has venido viendo de color blanco-verdoso empiezan a volverse naranja-rojizo-amarronado. Pero cuidado, aún no es el momento. Esto sólo el aviso de que tienes que empezar a estar alerta y de que tienes que ir a comprarte una lupa o un microscopio. ¿Y para qué necesito yo un microscopio? Pues para ver los tricomas con claridad. Porque a no ser que poseas una vista sobre-humana te va a ser imposible ver la forma y el color de las glándulas de resina. Los tricomas son esas gotitas minúsculas que parecen de agua y que están sobre las hojas cercanas a los cogollos y en las propias flores de tus plantas. A simple vista no son más que eso, pero con un microscopio son... un mundo. Un mundo de información sobre cuál es el estado de madurez de tu cultivo.

Una de las experiencias más maravillosas que vivimos en el grow es cuando un cultivador novato nos trae una hoja de sus niñas para saber si ya están a punto. Cogemos un microscopio (con uno de 30 aumentos ya es más que suficiente) y lo enfocamos sobre la hoja que nos acaban de entregar. El cultivador nos mira con cara de interrogante y como si tuviera miedo a que el ojo le quedara negro cual mapache, lo acerca con cautela al visor. Acto seguido lo aparta como si hubiera visto el dormitorio del vecino por el ojo de la cerradura, en una noche de lujuria vecinal. Nos mira directamente estupefacto y vuelve a pegar el ojo al aparatito mudo de asombro. Cuando lo retira de nuevo,  las expresiones son de lo más variopinto: desde el escueto y gráfico ¡¡Hualaaa!! , hasta el incrédulo "¡no me lo puedo creer!", pasando por "¡qué pasada!". Me lo compro, ¿cuánto vale?, ¿sólo catorde euros?, me lo llevo. Lo que ha visto nuestro amigo no es ni más ni menos que el mundo de los tricomas de cerca, en tres dimensiones y a todo color. Parece un universo lejano, un mundo dentro de otro mundo. Multitud de chupa-chups agolpándose unos al lado de otros como soldaditos alineándose, con sus cabecitas rellenas de tan deseado elemento: el THC.

Vuelve a asomarse al aparatito y observa mientras le explicamos lo que ve. Esos champiñones diminutos que ves son de distintos colores, los hay transparentes, de color ámbar (naranjita) y algunos incluso lechosos. Pues bien, el momento óptimo de la cosecha es cuando un 25% de ellos son de color ámbar. Es decir, que uno de cada cuatro ha cambiado de color, ya que inicialmente todos son transparentes. Puedes ver también si tus tricomas están bien formados o ,si por el contrario, son deformes (sin cabeza y estrujados.) A partir de ese momento nuestro cultivador ya no se pelea con su mujer por quedarse frente a la tele mirando el fútbol. Ahora se pelea por quedarse pegado al microscopio viendo tricomas. Bromas a parte, el momento óptimo de la cosecha lo determina el color de los tricomas. No obstante, si quieres una hierba más psicoactiva, cosecha temprano. Es decir, cuando sólo unos pocos tricomas han cambiado de transparente a ámbar. Si lo que prefieres es una hierba narcótica que te ayude a relajarte y a dormir como un bebé, cosecha tarde, cuando más del 50% de tus tricomas sean de color ámbar. Esto sucede así porque el color ámbar indica la degradación del THC, o lo que es lo mismo,  la transformación del THC (psicoactivo) en CBN (sedante). La situación óptima, es decir, el punto en que se considera que la proporción entre THC y CBN es la adecuada, es cuando los tricomas se encuentran 4 frente a 1. Este es el momento en que tu marihuana tiene un 25% de CBN y un 75% de THC, la proporción adecuada para que el colocón sea agradable. A partir de aquí, corta con cuidado tus plantas, no las manosees, arrastres ni frotes. Ahora que has visto los tricomas y sabes que existen, cuídalos. Y... ¡Buena cosecha! Si esta información te ha servido de algo, no olvides recomendarla a tus amigos pulsando el +1 de abajo  

Share