¿Esquejes o semillas? Eterno dilema.

Publicado el : 12/05/2011 01:32:59
Categorías : El Rincón de Growshop Woman Rss feed

¿Esquejes o semillas? Eterno dilema.

Cuando nos planteamos el cultivo de una planta de cannabis, una de las primeras decisiones que debemos tomar es si queremos partir de un esqueje o de una semilla. Charlamos con otros cultivadores y opiniones y gustos hay de todos los colores. Pero ¿qué es mejor?. Nadie nos resuelve la duda. Veamos pues las ventajas e inconvenientes de cada uno de los métodos. Informándonos podremos tomar la decisión más adecuada para nuestro caso.

Un amigo está dispuesto a regalarnos un esqueje y otro nos seduce compartiendo ese paquete de semillas que acaba de comprar. ¿Qué hacer?.

Pues bien, para empezar, debes saber que una planta que proviene de un esqueje nunca será tan productiva como otra que ha germinado desde semilla. Esto es debido a que los esquejes no dejan de ser parte de otra planta que al emitir raíces lo hacen lateralmente a ambos lados del tallo, pero que no forman una raíz principal que sustente con fuerza a la futura planta como lo hace una semilla. El hecho de que un esqueje no disponga de una raíz central merma su tamaño y producción de flores tanto en volumen como en número.

Sin embargo, el esqueje nos garantiza, por un lado, que la planta que desarrollemos será igual que la madre de la que proviene, lo cual implica que una buena madre dará buenas hijas, pero también que una mala madre... dará malas hijas. Si la planta originaria del esqueje es una buena productora tanto en cantidad como en calidad, vale la pena apostar a seguro. Quizás tengamos menos cosecha, pero será buena. Por otro lado, el esqueje ya nos lo darán enraizado, con lo que nos ahorraremos el riesgo de que durante la germinación de la semilla se produzca algún imprevisto que haga que nos quedemos sin planta. El esqueje nos ahorrará entre dos y tres semanas de tiempo total en la cosecha, ya que no tendremos que tenerlo durante un mes como mínimo en periodo vegetativo (18 horas de luz) como haríamos con una planta que hemos obtenido por germinación. Si cultivamos en interior, tras una semana (a veces con un par de días es suficiente) de aclimatación a nuestro armario, podemos cambiarle el periodo lumínico e iniciar la fase de floración, no os olvidéis que es parte de una planta con varios meses de vida y por lo tanto, ya preparada para la floración. Si nuestro cultivo es exterior, podemos esperar hasta bien entrado junio para plantar el esqueje en nuestro jardín o terraza, ya que éste tendrá ya unas semanas de vida cuando llegue a nuestro hogar. Un inconveniente de los esquejes es que no disponemos de tanta oferta dónde poder elegir. Hay lo que hay y lo tenemos que tomar o dejar, porque la plantita ya está creciendo. Una semilla está en estado latente durante mucho tiempo y en los grows podemos encontrar cientos de variedades dónde elegir la que más nos guste.

Un esqueje siempre será hembra (si no lo es, es porque tu amigo no distingue el sexo de la marihuana  de una lechuza fumada). Las semillas, si no son feminizadas, pueden dar tanto plantas macho como hembras, con lo que en el inicio de la floración tendrás que echar de casa a ese bastardo que acaba de descubrir sus atributos colgantes. Hay variedades que no tienen disponible la versión feminizada en semilla, con lo cual tendremos que recurrir a semillas regulares si queremos cultivarla (y desechar los machos) o bien cultivarla a partir de esqueje. Si optas por el esqueje, que provenga de un amigo de confianza, ya que una planta infectada puede arruinarte un cultivo entero. Si metes en tu interior una maceta con alguna plaga, erradicarla  y desinfectar todo tu cuarto de cultivo puede hacer que te arrepientas de por vida de haber aceptado ese clon que parecía inofensivo. Así que ya ves, ventajas e inconvenientes los hay por ambos lados. Mi propuesta es que pruebes ambos sistemas dependiendo de la oferta que tengas de esquejes y de lo que te apetezca cultivar. Y por supuesto, si ese amigo que te ofrece el clon te ofrece también una planta de un mes de vida, proveniente de una semilla feminizada, exenta de plagas e infecciones... no lo dudes. Coge el plantón y disfrútalo: tiene todas las ventajas de un esqueje y ningún inconveniente de una semilla.

 

Share