Comprar y vender marihuana.

Publicado el : 16/02/2011 18:47:05
Categorías : El Rincón de Growshop Woman Rss feed

Comprar y vender marihuana.

Comprar y vender marihuana está a la orden del día. Transacciones pequeñas y grandes se realizan en España a diario y en un número que nos sorprendería. Negarlo, sería negar la evidencia.

Varios kilos de marihuana que un cultivador vende al intermediario que se encarga de distribuirla entre los pequeños camellos, puede reportarle entre dos y tres euros por kilo a nuestro "agrónomo".

Esos kilos son vendidos en pequeñas porciones de entre 100 y 300 gr. a  traficantes que la compran a 4 ó 5 euros el gramo para luego venderla al consumidor a 7, 8 ó 10 euros. Los precios dependen de la época del año y de la zona de España en la que se esté comerciando. No vale lo mismo un gramo en noviembre, cuando la oferta es abundante tras la cosecha veraniega en exterior, que un gramo en julio, cuando la hierba escasea y sólo se encuentra cannabis cultivado en interior. No tiene el mismo precio la maría en A Coruña que en Chipiona. Y nada que ver un cogollo fofo y liliputiense con uno duro y macanudo. Pero euro arriba, euro abajo, por ahí van los tiros.

¿Quienes son nuestros horticultores, distribuidores y camellos? Curiosamente y mayoritariamente parados, listillos y jovencitos. Por ese orden. Parados que en la desesperada se autoemplean con bellas autoflorecientes. Que reciclan su curriculum-vitae y pasan de albañil, comercial o director técnico a horticultor diplomado, porque la familia sigue comiendo y la factura del gas sigue llegando impepinablemente a sus cuentas corrientes. Listillos que disponiendo de algún dinero "invierten" en unos kilillos aprovechando sus contactos y colocando la hierba en sus horas libres. Y jovencitos que quieren sacar un extra para sus gastos y van comprando y vendiendo de semana en semana a coleguitas de confianza. Pero no me hagáis mucho caso, porque quién es quién no está tan claro. Los cultivadores pueden ser también jovencitos avispados que plantan en el jardín de su chalet. Los distribuidores pueden ser guardas de seguridad de unos grandes almacenes a los que no les llega el sueldo hasta final de mes y los camellos pueden ser emigrantes de colores varios. O viceversa. Allí donde haya necesidad o se crea que la hay, habrá un productor, un distribuidor y un minorista. Porque este mercado tiene los mismos personajes que cualquier otro y se rige por las mismas leyes económicas que los demás. The Growshop Woman RAM

Share