Curado de la marihuana

Publicado el : 14/09/2011 19:34:36
Categorías : El Rincón de Growshop Woman Rss feed , Tutoriales Rss feed

Curado de la marihuana

El curado del cannabis tiene dos funciones básicas:

  • Eliminar el exceso de humedad que ha quedado tras el secado.
  • Transformar todo el THC en THC psicoactivo.

Los cogollos que se han curado de forma adecuada tienen una combustión uniforme y una fumada más placentera que aquellos que no han pasado por este proceso. Esto es debido a que el curado proporciona la humedad correcta para el posterior  almacenamiento del cannabis, con lo que evitamos la proliferación de hongos que pudieran desarrollarse, y a que el THC necesita de cierta sequía para desarrollar sus cualidades psicoactivas. Forma de curar tu marihuana:

Una vez has secado las ramas de marihuana ya sea colgadas boca abajo en un lugar oscuro y bien aireado o bien en mallas secadoras, corta los cogollos eliminando los restos de tallo. A continuación mételos en botes de cristal con cierre hermético (son los que tienen un tapón de rosca con una fina capa de goma en el punto en que la tapa toca con la base.)Deja los botes en un lugar oscuro, seco y fresco. Un día después tapa los botes. Al día siguiente revisa los botes, abre cada uno de ellos y déjalos así un par de horas. Los días siguientes vuelve a revisar los botes a fin de observar que no se ha acumulado humedad que pueda causar el desarrollo de moho. Llegado el momento en que veas que los cogollos están realmente secos, puedes almacenarlos en recipientes que cierren al vacío, en bolsas de vacío o bien en cajas de madera que conserven adecuadamente la humedad.

Un cogollo está realmente seco y curado, a punto para almacenarse, cuando los tallos restantes crujan y se partan al intentar doblarlos. En este momento la marihuana habrá perdido el 75% de su peso en fresco. Es decir, si cojes un cogollo recién cortado y su peso es de 10 gramos, el punto justo de secado llega cuando ese mismo cogollo pesa 2,5 gramos.    

Share