¿En que tierra debo cultivar?

Publicado el : 02/09/2015 11:01:02
Categorías : Tutoriales Rss feed

¿En que tierra debo cultivar?

Es bien sabido que la tierra que usamos para nuestro cultivo afecta mucho al rendimiento de su crecimiento y su floración, pero… ¿Que debemos saber para que el sustrato sea lo más adecuado para nuestra planta?

En este artículo exprimiremos dos conceptos básicos, el sustrato a utilizar en cada ocasión y el trasplante de nuestra planta.

Primeramente debemos tener en cuenta que vamos a plantar, si es una semilla o un esqueje, para entenderlo mejor, una semilla entenderíamos que es un bebe y un esqueje entenderíamos que es un niño de mediana edad (unos 10 años). Por lo que para cada cual deberemos usar un tipo de tierra distinta.

Un bebe jamás comerá lo mismo que un niño de 10 años, por lo que se alimentan de diferente manera.

 

La Semilla

 

Una vez tenemos nuestra semilla germinada deberemos usar un sustrato completamente libre de alimento, es decir con una EC de 0.8 o inferior, de este modo la tierra que usamos sabemos que no tiene apenas alimento, podremos empezar a fertilizar nuestra planta cuando la semilla alcance una mínima madurez, es decir, que la planta presente sus dos cotiledones y al menos las 2 primeras hojas de tres puntas.

Recordad que la semilla debe ser plantada con una profundidad máxima de 1 cm, con la raíz hacia abajo y en tierra esponjosa, jamás debemos prensarla.

 

El Esqueje

 

En este caso la tierra puede variar un poco, lo ideal es usar una tierra con una EC inferior al 0.8 pero en este caso podemos ya usar una tierra semiabonada, es decir, más abonada que una tierra ligera (“light”), pero menos abonada que una tierra abonada (“all”). Las tierras semiabonadas suelen rondar una EC de 1.2 (+/-0.1).

Como en la semilla, deberemos plantarla en tierra esponjosa y jamás prensar la tierra, si vemos que la tierra que usamos no es muy esponjosa, podemos mezclarla con un poco de fibra de coco.

 

Para componer nuestro propio sustrato, siempre deberemos usar sustratos de cultivo de horticultura, ya que muchos “Gardens” ofrecen sustratos muy cargados para que las plantas ornamentales presenten flores mucho más olorosas y coloreadas, sin embargo este fenómeno no nos interesa en el cannabis ya que afecta al sabor y al rendimiento de nuestra planta.

Si nuestra intención es preparar nuestro sustrato, debemos siempre tener en cuenta 3 principales factores: Cuanto puede comer nuestra planta, Que necesita comer y Con qué frecuencia.

Los sustratos pierden sus propiedades de nutrición en aproximadamente 2-4 semanas, y esto es debido a que la planta se ha alimentado de dicho nutriente, por lo tanto, podemos añadir nutrientes adicionales a la tierra, como el guano de murciélago, una vez la planta haya perdido dichos nutrientes.

Si deseamos preparar con anterioridad el sustrato con algún tipo de estiércol, deberemos pre mezclarlo antes de plantar nuestra planta y siempre debe ser inferior al 5% del total de la tierra, ya que el estiércol suele ser muy ácido.

También podemos mezclar nuestro sustrato con micronutrientes y microrganismos, pero si lo hacemos, debemos recordar que no debemos poner tratamientos preventivos a nuestro sustrato y jamás regar nuestra planta con líquidos anti plagas.

 

El trasplante afecta directamente a una planta adolescente y deberemos diferenciar el trasplante en dos casos, las plantas de genética feminizada, y las plantas de genética autofloreciente.

 

Plantas Feminizadas

 

En las plantas feminizadas es recomendable hacerle al menos un trasplante en la vida de la planta y este debe ser cuando la planta está a punto de alcanzar la madurez, es decir cuando mide unos 25cm de alto y siempre antes de la floración. Para hacer un correcto trasplante es recomendable esperar a que la raíz de la planta haya alcanzado la totalidad del tiesto, un buen modo de saber cuándo es el momento, es desprender la planta del tiesto y comprobar que la raíz ha “agarrado” toda la tierra, no dejándose hueco alguno.

El trasplante siempre debe ser a una maceta de mayor tamaño y nunca debe ser mayor que el triple del tamaño de la anterior, por ejemplo, si nosotros hemos preparado una planta para el trasplante en una maceta de 1 litro, lo ideal sería ponerle una maceta de 2 a 2.5 litros.

 

Plantas autoflorecientes

 

A pesar de que en una planta autofloreciente no es muy aconsejable hacer un trasplante, ya que esta planta tiene una fase de crecimiento y floración muy cortos, si debemos hacerlo debemos hacer unos 5-7 días antes de su fase de floración. No es nada sencillo descubrir cuando ocurre este suceso, ya que sabremos que nuestra planta entra en periodo de floración cuando le aparecen los pelos blancos alrededor de los tallos. Igual que las plantas feminizadas, el tiesto debe ser no más del triple del tiesto donde teníamos la planta.

Share